Close

August 22, 2016

Controlar: deporte favorito del gobierno

Los mexicanos queremos ser libres. ¿Qué significa esto? Que cada persona pueda elegir quién quiere ser, qué quiere hacer y qué quiere tener y esté en condiciones de lograrlo, siempre en el entendido que todos tenemos el mismo derecho.
Desafortunadamente esto no sucede en México, un país donde la ley, lejos de limitar el poder de quienes gobiernan, lo refleja, esa ley manipulada por la autoridad resulta incapaz de proteger las libertades y derechos más básicos de los ciudadanos pues quienes la crean y promulgan se sienten ajenos a ella a menos que esté a su favor.
México seguirá reprobado en materia de libertad económica mientras la justicia siga siendo selectiva y controlar sea el deporte favorito del gobierno. Por ello, ELEGIR: Observatorio de Libertad Económica y Política presenta el documento: “México: factores del rezago en libertad económica y política” para explicar la relevancia de la libertad económica y su impacto en la vida de millones de ciudadanos.
Para hacer un análisis comparativo, utilizamos el Índice de Libertad Económica en el mundo que publica el Cato Institute. Los índices de libertad económica miden el grado en que las instituciones y las políticas de los países permiten el crecimiento económico o lo entorpecen y restringen.

El análisis se centra en cinco pilares:
1.- El tamaño del gobierno, sean impuestos, gasto y paraestatales.
2.- La seguridad y estructura legal de los derechos de propiedad.
3.- Acceso a una moneda sana.
4.- Libertad para comerciar internacionalmente.
5.- Regulación del crédito, mercado laboral y empresas.
México aparece en el lugar 93 de 157 países de la lista, entre Suazilandia y Tayiquistán. ¿Qué hace que México aparezca en un lugar tan deficiente y esté rodeado de países reconocidamente pobres como Haití y Surinam y tan lejos de los primeros lugares de la lista como Hong Kong, Nueva Zelanda o Suiza?
Algunos datos que sobresalen son:

  • Mientras que la inversión pública continúa en declive, el IVA es uno de los más altos del continente (frente a Canadá donde es de 5% o Panamá donde es de 7%), los impuestos progresivos como el impuesto sobre la renta que va de 0% a 35% para personas físicas y la existencia de impuestos sobre la nómina en los estados mantienen a México dentro de la mediocre media mundial.
  • En seguridad y estructura legal de los derechos de propiedad, México tiene la calificación más baja en el lugar 115. Esto tiene que ver con el poder judicial, las deficiencias del sistema legal, la parcialidad los tribunales, la inseguridad en el cumplimiento de los contratos, los costos regulatorios en la venta de bienes inmuebles, la falta de confianza en la policía y el costo que pagan los negocios por la delincuencia, entre otros.
  • En el rubro de libertad para comerciar internacionalmente y a pesar de los numerosos tratados de libre comercio, México aparece en el lugar 82. Tenemos el tercer arancel agropecuario más alto del continente americano, altos costos por el cumplimiento de regulaciones que encarecen todo, barreras no arancelarias como cuotas de importación y demoras en las aduanas, entre otros problemas.
  • En el rubro del mercado laboral, gracias al sindicalismo que jugó un papel importante en moldear la Constitución y los códigos en temas de trabajo, las regulaciones al mercado laboral, las regulaciones de contratación y salario mínimo, regulaciones en materia de despidos, los contratos colectivos centralizados, los horarios de trabajo y el costo legal del despido, la suma de todo esto genera un mercado laboral rígido y difícilmente competente.
  • Otro gran lastre en México es la regulación empresarial en la que México se ubica en el lugar 109. El tiempo y costo de comenzar un negocio de aproximadamente 7 trámites, 12 días y un desembolso equivalente a 11.5 por ciento del ingreso per cápita, variado por supuesto en cada estado, los costos burocráticos, los requerimientos administrativos como pagos extra, favoritismo, mordidas, las
    restricciones de licencia y el costo fiscal hacen de México un país lleno de obstáculos para emprendedores y nuevos negocios.
  • Lejos de desanimarnos, esta realidad debe movernos a entender mejor las razones por las que vale la pena defender nuestra libertad cada día, todos los días. Sólo estando abiertos a aprender lo que otros han hecho bien y mal y dispuestos a hacer la parte que nos toca, será que podremos crecer, desarrollarnos y mejorar en todos estos indicadores. Al final, lo que importa es que los mexicanos vivamos seguros y mejor para que podamos elegir libremente sin restricciones, chantajes, amenazas o represalias de ningún gobierno sin importar de que partido político sea.

 

Publicado en El Universal.